Cataluña

poble pesquer_Silvia Ragel

Cataluña

Foto: Silvia Ragel

Desde la agencia de viaje nos pidieron experiencias diferentes y alguna que otra emoción fuerte.

—Sí, quieren venir a Cataluña, llegan a principios de octubre y este es el presupuesto por persona. No quieren saber nada de la programación del viaje, solo día y hora de la salida y la vuelta. Son personas muy activas y deportistas, quieren sorprenderse.

¡Guau! —pensé por dentro—, ¡menudo bombazo! Me levanté de la silla súper emocionada y fui a la parte de la oficina donde todos estaban desayunando. Cuando les expliqué el proyecto, fue una avalancha de ideas.

Una de las recomendaciones que triunfó para calentar motores fue: visita por los viñedos de Sant Sadurni d’Anoia y Cavatast, una feria de degustación de cavas, charcutería catalana, dulces tradicionales y chocolate hecho en el mismo pueblo.

Llegamos a la plaza del Ayuntamiento de Sant Sadurni d’Anoia y desayunamos en la terraza del Café de la Plaça.

—¿A que no adivináis dónde esta Mike? —dice Sandro, que ha entrado al Café a pedir un cigaló (carajillo) de Ron Pujol- Está concentrado jugando al dómino con un grupo de abuelos. Lo mejor, es que solo habla inglés y va diciendo a todo que sí con la cabeza.

Una hora más tarde le tenemos que sacar de ahí casi a la fuerza pero se le pasa rápido cuando ve los patinetes eléctricos.

—A subirse, chicos. ¡Vais a alucinar con los paisajes del Penedés! —les digo.

Foto: Quim Capdevila

Nos pasamos la mañana haciendo carreras de patinetes y la tarde probando comida y cavas de la zona. Resultado: cuando llegamos al hotel en el autobús están casi todos durmiendo como bebés. Y bien que hacen porque mañana será un día intenso.

Sábado, sabadete: wake-up call personalizado a las 6 de la mañana.

—¡Buenos días! ¡Son las 6 de la mañana en Esparta! Nos vemos en una hora en la recepción con ropa de deporte.

Ya estamos todos preparados y, aunque es muy temprano, al cabo de media hora hay una motivación increíble por el plan de hoy. Nos vamos a Suria, un pueblo cerca de Cardona, a participar en la Spartan Race, una carrera de obstáculos patrocinada por Reebok y en la que acabas lleno de barro hasta las cejas.

—¡Vamos, vamos Sandro! ¡Arriba! —le grita Lara, que acaba de saltar una valla enorme de madera— ¡Hay que quemar ese cava que te tomaste ayer!

Por la noche todo son risas y, mientras cenamos, les pasamos un video con los mejores momentos que hemos grabado durante la carrera.

—Hoy al ser el último día será un poco más relajado. Aprovecharemos el fin de semana e ir a hacer rutas y descubrir lugares de nuestro país. Os presento a mi amigo Edu, enamorado de Catalunya, mega fan de Star Wars.

—Después de la Spartan race…. ¡soy capaz de todo! —dice Mike mientras nos hace una demostración de musculitos provocando carcajadas en el grupo-.

Foto: Silvia Ragel

—Mira Mike, no te hagas el durito que casi te tengo que llevar en brazos al final de la carrera… —contesta Lara y acto seguido Mike empieza a correr detrás de ella.-

—Mike, deja de hacerme cosquillas o le enseño el vídeo de la Spartan a tus amigos del gimnasio —dice casi llorando de la risa-.

Esta mañana nada de autobús. Hemos alquilado unas motos y conduciremos hasta la Costa Brava. Una vez ahí, seguiremos el sendero desde Sant Antoni de Calonge a Platja d’Aro.

—Precioso. Mirad el agua color turquesa y la forma de las rocas. Edu, ¿cómo decías que se llamaba la cala?

—Cala Roques Planes. Sí, además es un buen sitio para hacer snorkel y luego un picnic, ¿qué os parece?

—Sí, ya no puedo esperar para probar el jamón Ibérico y el famoso pan con tomate.

El día antes de la despedida tenemos una sorpresa final: un tour en helicóptero por Barcelona pasando por el la Torre Agbar, la Sagrada Familia, Barceloneta, Montjuic, el Camp Nou, sobrevolando, al final, la impresionante sierra de Montserrat.

—Ya sé que os han encantado las vistas a la Montaña… pero yo me he enamorado del campo del Barça —dice Mike.

—Si volvéis en invierno, vamos a ver un partido y además os llevaremos a un sitio que es una pasada: La Vall de Núria, donde hay un lago que se congela durante esa temporada y podemos bucear debajo del hielo.

Todo esto crea más motivos para un próximo viaje y se despiden de nosotros con un hasta pronto.

Judit Tasies

Nómada, enamorada de viajar.

Judit Tasies

Dicen que nunca es tarde y así es: Durante mi infancia nunca había viajado fuera de España.
Ahora hace diez años que me convertí en medio “Nómada”. Enamorada de viajar, de conocer gente maravillosa por el mundo y de escuchar sus historias. Cada vez que planeo un nuevo viaje no puedo evitar sonreír y sentir una felicidad enorme.
Una pasión compartida por muchos de nosotros que es contagiosa y que crea adición.

Judit